Diamantes de inversión

Diamantes de inversiónLos diamantes están en alza. A su valor intrínseco como gema más codiciada de la naturaleza se añade ahora, con intensidad creciente, su papel como inversión de futuro. El diamante es una piedra preciosa excepcional e irrepetible, valorada en todo el mundo por su belleza, brillo e impactante destello. Pero su inmenso valor en el mercado global nos permite también hablar de estas gemas como diamantes de inversión. En efecto, la compra de diamantes supone un medio seguro de mantener a salvo nuestro dinero, dada la alta demanda que tienen en el mercado; además, una adquisición inteligente, asesorada por expertos o empresas especializadas, aportará beneficios cuantiosos pasados unos años. Por otro lado, gracias a su pequeño tamaño, las joyas concentran ingentes cantidades de dinero en un espacio diminuto, de fácil transporte, a diferencia de otros bienes más aparatosos.

El diamante es un recurso no renovable, y algunos estudios estiman que podría agostarse hacia el 2050. A medida que la producción vaya en declive, el valor de cada piedra irá en aumento. Se calcula que el poseedor de diamantes debe esperar entre 15 y 20 años para ponerlos a la venta y sacar beneficios. Es por ello que podemos recomendar su compra como estrategia económica, y hablar de diamantes de inversión.

Sin embargo, si usted se está planteando entrar en este mercado, es absolutamente necesario que abandone toda idea preconcebida acerca de esta piedra preciosa; en efecto, nuestros ojos no siempre son de fiar. La única manera de realizar una buena inversión es contando con el asesoramiento de profesionales cualificados. Cada piedra es única y profundamente compleja, y presenta una serie de características que determinan su calidad, precio, y posible colocación futura en el mercado. Estas son principalmente el peso, el color, la pureza y la talla. Solo con un certificado gemológico emitido por expertos en la materia puede usted determinar estos factores, analizarlos y obtener una estimación de su precio real. Además, el experto le aconsejará en torno a qué rasgos (qué color, qué forma, qué peso, etc.) le convienen como inversor, para que saque el mayor provecho de su compra. Por ejemplo, algunos gemólogos le recomendarán optar por invertir en peso (los quilates multiplican el valor de su joya), y escoger diamantes incoloros; pero también es cierto que el valor de algunos colores ha ido creciendo con los años, y podrían llegar a multiplicar dramáticamente el precio de su diamante en el futuro (así sucede, por ejemplo, con los colores amarillo fantasía).

Por todo ello, confíe en una empresa especializada para sacar el mayor partido de los diamantes de inversión, y haga de su compra una fuente de ingresos segura.

Al continuar la navegación usted acepta el uso de cookies. Política de cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar